CIRUGÍA DEL GLAUCOMA, LA CANALOPLASTIA, UN NUEVO TRATAMIENTO

La canaloplastia es una de las nuevas alternativas quirúrgicas para reducir la presión en pacientes con glaucoma.

Es un procedimiento quirúrgico no perforante, que no requiere de la creación de una fístula y no tiene como resultado la formación de una ampolla como en la trabeculectomía tradicional.

El canal de Schlemm corre por la parte externa del iris. Su cometido es recoger el exceso de humor acuoso y drenarlo al  torrente sanguíneo para su reabsorción. En la mayoría de casos, el glaucoma suele estar causado por la obstrucción de este canal, produciéndose un acúmulo de humor acuoso en el interior del ojo y con ello un incremento de la presión intraocular.

La técnica consiste en la inserción de un microcateter en toda la extensión del canal de Schlemm, para agrandar en canal principal y los canales colectores,  mediante la inyección de un material estéril similar al gel. Se finaliza la cirugía retirando el catéter e insertando una sutura en el canal de drenaje.  La tensión en la sutura ayuda a controlar la presión del ojo.

Los estudios iniciados hace más de tres años,  han demostrado un alto grado de eficacia y un nivel de seguridad superior al que ofrecen otras técnicas, especialmente aquellas que requieren perforar el ojo, con mayor riesgo de hipotensión, inflamación, hemorragias e infecciones.

Iris

Iris

 Cateter con luz para identificar el canal


Cateter con luz para identificar el canal

imagen de ultrasonido del canal de Schlemm tras la viscodilatación

imagen de ultrasonido del canal de Schlemm tras la viscodilatación

¿POR QUÉ CANALOPLASTIA? ¿QUÉ VENTAJAS APORTA?

La canaloplastia ofrece una alternativa válida a la trabeculectomía Intenta reducir la PIO con menor número de complicaciones.

Actualmente, en la cirugía del glaucoma seguimos luchando para mantener la filtración del humor acuoso a largo plazo. Habitualmente, además de “fabricar” una fístula de drenaje, utilizamos implantes y antimetabolitos para intentar evitar la fibrosis que aparece en el tiempo.

La canaloplastia es un paso más  para intentar reducir la presión intraocular a largo plazo. Es una técnica no perforante y mínimamente invasiva, lo cual reduce los riesgos de infección y una rehabilitación mucho más rápida. Con este método se consigue una reducción de la PIO de más de un 35%.

¿EN QUÉ PACIENTES ESTA INDICADA LA CANALOPLASTIA?

En un principio esta técnica estaría indicada en casi el 80% de los pacientes afectos de  glaucoma, en los de ángulo abierto, glaucomas pseudoexfoliativos o pigmentarios o glaucomas refractarios al tratamiento tópico  y estaría contraindicada en glaucomas de ángulo estrecho o iris en meseta, ojos con sinequias anteriores periféricas, ojos con inflamación ocular o neovascularización, trabeculplastia laser o trabecuectomía previa.

En nuestra Unidad de Glaucoma ya hemos empezado a trabajar con esta técnica y aunque no pretende sustituir a las otras, si vemos que puede aportar soluciones a pacientes glaucomatosos muy avanzados, donde una complicación postoperatoria podría suponer la pérdida irreversible de la visión que les queda.

Si quiere saber mas sobre Glaucoma visita estos enlaces
http://www.cverges.com/quiero-saber-mas/enfermedades-oculares-/glaucoma.htm
http://www.cverges.com/quiero-saber-mas/nuevos-diagnosticos-y-terapias/glaucoma.htm

PIDE CITA ONLINE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s